Gusanosdeluz | Verónica Díaz, Valencia
390
single,single-post,postid-390,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-9.5,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Verónica Díaz, Valencia

gl-normal-vintage

Verónica Díaz, Valencia

“Hola, gusanos de luz!”, nos escribe Verónica Díaz, “soy una aficionada que se une al grupo de las lamparitas. Vivo en Bocairent, Valencia; es un pueblo pequeño a 600 m. de altura, aún algo conservado.
En verano veo las suficientes luciérnagas como para no darlas en vías de extinción, aunque sí es cierto que cada vez se ven menos.
Me interesa hacerme cultivadora, ya que vivo en el campo y podría dedicar algo de tiempo a la repoblación de estos animalitos. En mi jardín veo larvas y también hembras maduras, aunque es cierto que nunca he visto un macho, aunque me imagino que los habrá. ¿Sabéis de qué manera puedo empezar? Hasta que no me digáis, no cojo ni una larva.
Muchas gracias!”

No criamos luciérnagas… ni conocemos a nadie que lo haga, más allá de investigadores. En España, de hecho, no conocemos todavía a nadie que lo haga, aunque en Gran Bretaña y otros países hay aficionados que lo han hecho, como puedes comprobar en las publicaciones que mencionamos en la web. También podrás consultar alguna información en el texto de Fabre, el entomólogo francés del siglo XIX.

Creemos que antes de dar pasos en este sentido, conviene estudiar bien las especies en cada zona en particular: número de ejemplares, seguimiento de (al menos) un par de años, comportamiento reproductivo… Casi nada de esto se conoce en España. Por otro lado, la legislación de protección de la naturaleza es muy estricta y se debe conocer para no hacer nada que pueda perjudicar a las especies. Siempre lo mejor es actuar con prudencia y, antes de emprender otras alternativas, cuidar de los sitios en donde habiten naturalmente evitando que desaparezcan de ellos.