Gusanosdeluz | Juan Manuel Díaz de Cevallos
975
single,single-post,postid-975,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-9.5,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Juan Manuel Díaz de Cevallos

gl-normal-vintage

Juan Manuel Díaz de Cevallos

Juan Manuel Díaz de Cevallos nos escribió contándonos su experiencia con las luciérnagas, que les acompañan en su jardín desde hace años: “salen casi todos los años, el año pasado no las vi, y el otro día se me ocurrió con mi mujer recorrer mi parcela a ver si veíamos a alguna de nuestras queridas y luminosas inquilinas, nos llevamos un disgusto pues no encontramos ni una sola, por lo que nos fuimos a dormir. Al día siguiente después de cenar, mi mujer salio de casa y me llamó Juanma ,¡ ven corriendo!. Por fin había aparecido una luciérnaga en la misma puerta de casa, sobre el suelo de gres del porche, me entrañó un poco, pues siempre las había visto en la parte del jardín trasero, con más vegetación y más fresco, nos sentamos en el salón a seguir un poco las noticias, y cuando a la hora aproximadamente me fui a la cama, había otra luciérnaga en la entrada, o sea, eran dos luminosas luciérnagas, tapándome el paso, como diciéndome, ayer nos buscabas, te oímos, y hemos tardado un día en venir a tu puerta a saludarte amigo Juanma. La verdad es que es una casualidad que aparezcan justo, un día después de ir a buscarlas alrededor de la casa, pero lo más curioso para mi es que nunca habían estado en el porche, me quedé un poco extrañado con mis amigas luciérnagas.”