Gusanosdeluz | Ignacio Abella, Colunga (Asturias)
329
single,single-post,postid-329,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-9.5,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Ignacio Abella, Colunga (Asturias)

gl-normal-vintage

Ignacio Abella, Colunga (Asturias)

Ignacio Abella desde Colunga (Asturias) nos hizo hecho llegar este correo el 19 de febrero de 2009:
” Como “cultivador de luciérnagas empedernido”, te diré que, efectivamente, desaparecen en lo que yo puedo constatar aquí en casa. Hay una razón muy evidente y es que la luz acaba con ellas. Las urbanizaciones pueden continuar albergándolas en los ribazos, en los setos y hasta en el borde de las aceras mientras haya caracoles para comer y el asfalto no lo haya engullido todo, pero cuando al final las farolas se encienden, el reclamo de la hembra no puede competir y si se acaba la noche, las luciérnagas van detrás. En casa siempre tuvimos cuidado de no usar productos antibabosas y caracoles que puedan envenenar por otra parte a las luciérnagas y esta ha podido ser otra causa de su declive. Pero los resplandores de las ciudades, habrás visto, llegan ya incluso a los lugares más apartados y crecen como un incendio nocturno. ¿se extinguirán las luciérnagas por exceso de luz y falta de noche??
Un abrazo.

PD. Durante mi niñez las cazaba en Eulate (Navarra) y había en el mismo pueblo, iluminando los rincones, al pie de la sierra de Urbasa y la de Lóquiz.”