Gusanosdeluz | Daniel Fernández Alonso
477
single,single-post,postid-477,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-9.5,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Daniel Fernández Alonso

gl-normal-vintage

Daniel Fernández Alonso

Daniel Fernández Alonso continúa con entusiasmo aprendiendo de luciérnagas. Ponemos en común sus investigaciones y planteamos una hipótesis alternativa: bajo las farolas (o relativamente cerca de la influencia de su iluminación) resulta más sencillo localizar luciérnagas que en otros puntos del pueblo porque a los machos les resulta más difícil encontrarlas … justamente a las que están bajo las farolas. Las hembras que comienzan a brillar en las calles oscuras de Dombellas, o en el campo, son casi inmediatamente halladas por los machos, por lo que resultan de difícil localización por Daniel. En cambio, las que están bajo la influencia de las farolas, tardan más tiempo en ser encontradas por los machos.
Esta aparente paradoja es lo que aconseja a realizar los seguimientos de luciérnagas en base a la presencia de los machos a partir de trampas de luz que les atraiga.
Estas notas que aporta Raphaël a Daniel le desconciertan un poco… en realidad, ¡a todos nos desconciertan los bichos de luz! No es que la metodología fuera incorrecta, ni que los resultados del extraordinario trabajo de Daniel fueran erróneos: solo que es necesario situarlos en su contexto.
En plena campaña de seguimiento de 2010, Daniel nos escribe reflexionando sobre todo esto:

“Casi todo lo que creía saber sobre las luciérnagas lo estoy poniendo en duda ahora, he comprobado que la teoría de Raphael de Cock era correcta, el problema de que no localizara hembras fuera del pueblo y sí dentro es que fuera tardan muy poco en apagarse, no así en el interior del pueblo.
Además, he localizado una luciérnaga en aparente estado larvario dando luz, algo más tenue que los adultos, pero en posición y comportamiento adulto.
También he localizado una larva andando tan tranquila aparentemente en busca de comida… durante la época de reproducción, con lo que supongo que las larvas vivirán más de un año.
En fin, que estoy cuanto menos perdido con la metodología.”

Daniel sigue aprendiendo y sacando conclusiones, … y con él, todos nosotros.