Gusanosdeluz | Bea Martín, Ávila
596
single,single-post,postid-596,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-9.5,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Bea Martín, Ávila

gl-normal-vintage

Bea Martín, Ávila

Bea Martín nos escribe una vivencia antigua con las luciérnagas en Candeleda, Ávila: “Calculo que hará unos 20-25 años, yo era una niña, entre la vegetación que crecía en un muro de piedra (de medio metro de altura, aproximadamente) dentro del pueblo y que bordeaba un descampado rodeado de edificaciones de tres plantas de altura, cogí un gusano que tenía luz propia y que me llamó mucho la atención. El pueblo era Candeleda, en la provincia de Ávila, en verano. Era de noche. Sólo recuerdo su cuerpo alargado y blando, de unos 2,5 cm de longitud y 0,5 cm de ancho (o eso creo recordar). Después de observarlo unos segundos sobre la palma de mi mano, lo devolví sano y salvo al lugar del que lo había cogido. No he vuelto a ver, ni en ese lugar ni en ningún otro del pueblo o alrededores, una luciérnaga.”